Como entrenar tu cerebro

Como entrenar tu cerebro con la técnica del Neurofeedback

 Lo que quiero, por ejemplo cuando soy niño y deseo algo que no me dan y posterior al llanto lo obtengo. Si refuerzo repetidas veces este mecanismo, estaré fortaleciendo esta red. De igual manera se fortalecerán otros tipos de redes, cuando memorizo algo o la tendencia al sufrimiento.

De esta forma se van consolidando los hábitos, que de alguna manera tienen un poder bastante grande en nuestro comportamiento y en la posibilidad de generar patologías, sobre todo cuando se dejan de utilizar otras redes neuronales que nos permitan otros manejos diferentes.

Dada la anterior explicación es mucho más fácil entender el funcionamiento de Neurofeedback.

El mapeo cerebral, que se basa en los principios del electroencefalograma, facilita la lectura del comportamiento de la actividad eléctrica cerebral en los diferentes lóbulos y en las ubicaciones derecha e izquierda.

El software diseñado para realizar dicha valoración puede determinar si una onda cerebral que se transmite a través de las redes neuronales, esta funcionando adecuadamente según la necesidad.

Es importante conocer un poco el funcionamiento eléctrico cerebral para permitirnos una idea del plan de tratamiento que se propone con cada paciente o persona que desee debilitar ciertos hábitos y construir otros en beneficio propio.

Se han mencionado cuatro lóbulos cerebrales, que actúan en red; estos son el Frontal, temporal, occipital y parietal.

El lóbulo frontal ocupa una gran parte de nuestro cerebro y a su vez tiene divisiones. La parte más anterior, ubicada en la frente, es la que posee las funciones más elaboradas, que se relacionan con el análisis de información, las hipótesis y la metacognición, entre otras.

Aproximadamente según investigaciones las funciones relacionadas con el lóbulo frontal, llamadas funciones ejecutivas se terminan de formar hasta los veinticinco años. En los niños es aun prematuro, exigirles algún tipo de razonamiento profundo, ya que sus estructuras aun no tienen la suficiente maduración para permitir este proceso.

Los lóbulos parietal, occipital y temporal se encuentran más hacia la parte posterior y su labor es amplia, enviando información al lóbulo frontal, que es el ejecutivo que se encarga de determinar si dicha información es relevante y qué hacer con ella.

Muchas de las patologías que se presentan, se pueden deber a una dificultad en la comunicación entre la parte posterior del cerebro y la anterior. El déficit de atención muestra una marcada desactivación en frontales en contraposición con una activación en posteriores que genera descontrol en el manejo del cuerpo y desatención, como también la dificultad de actuar en forma organizada para inhibir impulsos o reunir la información en forma eficiente para responder adaptativamente.

Neurofeedback redistribuye la actividad, calmándola o activándola sin ninguna técnica invasiva, a través del aprendizaje operante.

Las ondas cerebrales (Delta, theta, alpha, Beta y Gamma), se relacionan con los diferentes estados de conciencia. Las ondas delta se encuentran presentes durante el sueño y son de lenta frecuencia. En contraposición las ondas gamma son de elevada frecuencia, necesarias para procesos cognitivos de alta demanda y acompañados de estrés.

Cada caso es completamente diferente y aunque existan protocolos validados para las diferentes patologías o entrenamientos, se pueden hacer los cambios necesarios.

A continuación se exponen algunos ejemplos relacionados con las patologías.

-En la depresión se puede evaluar una marcada asimetría entre frontales izquiedos y derechos. Siendo muy lenta la actividad en izquierdos y por el contrario muy activa en derechos. El hemisferio izquierdo es más positivo y optimista. En contraposición el derecho se encuentra más a la defensiva y buscando la seguridad. Por lo tanto una actividad muy lenta en izquierdos, podría generar tendencia al negativismo y tristeza recurrente.

Una actividad elevada en derecho provocaría comportamientos hipervigilantes, ansiedad y el encontrarse alerta y listo para responder ante cualquier amenaza o estímulo del medio.

En el déficit de atención/ hiperactividad, se evidencia una actividad cerebral muy baja en frontales y muy alta en parietales, generando pocas respuestas al medio y una velocidad de transmisión de la información más lenta y descontrol motor y sensorial.

En el Alzheimer se evidencia ondas cerebrales de lento funcionamiento en donde se puede predecir algún daño cognitivo.

Es importante aclarar que solo el mapeo cerebral no nos brinda la posibilidad completa de determinar el plan de tratamiento. Como profesionales de la neuropsicología nos valemos de todas las técnicas científicas para seleccionar la mejor información y aplicarla en la efectividad de los protocolos.

Para concluir se hace necesario reafirmar los diferentes estudios que se han realizado con esta técnica y su efectividad. Por lo tanto adjuntamos las referencias que pueden ser consultadas en artículos de bases de datos científicas de universidades.